El despertar de la naturaleza

Un delicioso paseo por el jardín interior de Paloma Porrero de Chávarri es una nueva experiencia estética. Un camino para volver a disfrutar del entorno y recordar la necesidad vital de la comunión entre hombre y naturaleza más allá de la perfección de los edificios.

Un baño de alegría inunda los cuadros en los que el color alimenta la obra y la belleza de las imágenes construye unas visiones capaces de sanar las heridas del alma. Contemplar frutas, vegetación, rosas, naranjas, mimosas, limones…, estructura externa de un paisaje terrenal para el goce de los sentidos. Desentrañar lo que hay detrás de la naturaleza es el centro de la temática de los óleos de la artista. Sus lienzos son ventanas al espacio exterior donde se encuentra lo divino y lo humano. La visión profunda de primeros planos y siluetas parece ser la esperanza de que la vida a pesar de las dificultades y los miedos es maravillosa y prodigiosa.